quien-paga-comunidad-alquiler

Cuando alquilamos una casa, siempre nos surgen una enorme cantidad de dudas. ¿Qué paga el casero y qué el arrendatario? ¿Qué debe especificar el contrato? Paso a paso, que no cunda el pánico. Hoy nos centramos en quién paga la comunidad en un alquiler.

Pero ¿qué son los gastos de comunidad?

Como bien sabrás, todos las comunidades de vecinos tienen zonas y suministros comunes. Algunos ejemplos son la entrada, el ascensor, las escaleras e incluso, en algunos casos, la calefacción central. Para mantener todas esas instalaciones en perfecto estado, es necesario que los vecinos aporten una cantidad al mes.

Por otro lado, también podemos incluir las derramas, que son contribuciones puntuales que se reparten entre los propietarios para mejorar algún aspecto del edificio. Este tipo de situaciones se da cuando, por ejemplo, hay que reparar una avería general o incorporar un ascensor.

quien-paga-comunidad-alquiler

Entonces, ¿quién debe pagar la comunidad?

La persona encargada de cubrir este gasto será la señalada en el contrato de arrendamiento. Sin embargo, si no se especifica en este documento quién debe pagarlo, lo habitual es que sea el casero quien se encargue (sin duda, una de las ventajas de alquilar en lugar de comprar una vivienda). Pero hay que ser consciente de que se trata de una cuestión de negociación, es decir, el arrendador le puede solicitar al inquilino que lo cubra a cambio de, por ejemplo, una rebaja en la cuota mensual.

En caso de que el arrendatario sea la persona que, según el contrato, pague esta cuota mensual, se debe indicar por escrito en el mismo la cantidad a pagar. Además, su cuantía no se podrá subir de un año para otro. De hecho, durante los tres primeros la cifra no podrá superar el doble del porcentaje en que se haya incrementado el importe de la renta. Además, la subida será siempre pactada entre arrendador e inquilino

Ahora que ya sabes quién paga la comunidad en un alquiler, ¿quieres informarte sobre todas esas dudas que comentábamos al principio (como, por ejemplo, si necesitas un seguro para tu casa)? Entonces… ¡suscríbete a nuestra newsletter! Te mantendremos al tanto de todo lo que debes saber para disfrutar de tu nueva casa (o arrendarla, según sea el caso) con total tranquilidad.