reforma-casa-antigua

La compra de una vivienda genera ilusión, pero es una decisión que no se puede tomar con rapidez. Tras haberla tomado viene la elección más difícil, que es saber si queremos una casa nueva o de segunda mano. Si finalmente, nos hemos decidido por la segunda opción nos tenemos que poner a analizar todas las ventajas y desventajas que puede traer la decisión que hemos tomado.

En España la mitad de las viviendas tienen más de 40 años y se han construido con criterios de baja calidad. Hay que tener en cuenta que no hay ningún texto legal en el que se determine cuando una casa es antigua. No obstante, se considera a partir de los 30 años que es cuando pasa la primera Inspección Técnica de Edificios.

La normativa de construcción ha avanzado considerablemente en los últimos años. Aunque en apenas once las viviendas anteriores al Código Técnico de Edificación han pasado a ser antiguas. Por ello, para adquirir un piso de segunda mano tenemos conocer todas las alternativas. Para que puedas tomar la mejor decisión, te contamos en que cosas hay que fijarse para reformar una casa antigua.

Los techos, de vital importancia

reforma-casa-antiguaAntes de reformar un piso antiguo, el estado del techo es algo en lo que debemos fijarnos muy mucho. Deberíamos contratar a un experto que valore el techado antiguo.

Si no realizamos esta inspección nos podrá traer problemas durante las obras.

El estado de las instalaciones

reforma-casa-antiguaHay que ponerse manos a la obra y revisar tanto la instalación eléctrica como de agua.

En el caso de las tuberías tendremos que pedir una evaluación antes de comprar el piso. Tanto de la calidad de las mismas como de la vida útil del sistema.

En cuanto al sistema eléctrico, no solo hay que fijarse en la instalación en sí antes de comprar una casa vieja para reformar. Sino también en la eficiencia energética de la misma. Quizá tengamos que realizar pequeñas obras para mejorar el aislamiento de muros y ventanas.

¿Grietas en el edificio?

reforma-casa-antiguaLa primera cosa que hay que comprobar es si hay grietas en el edificio y observar los muros, tanto exteriores como interiores, para buscar posibles imperfecciones en la fachada.

Y es que estas nos podrían traer sorpresas desagradables y posibles derramas.

Si tras analizar todos estos detalles decidimos invertir, una vez hayamos terminado con los aspectos más técnicos, llegará la parte más gratificante, reformar la casa antigua por dentro. Empezar con la reestructuración de las habitaciones, pintar, elegir los muebles… Es decir, puedes poner todo a tu gusto y empezar de cero. ¡Como si de un lienzo en blanco se tratase!

Y no te pierdas otras noticias más novedosas del sector inmobiliario. Suscríbete a nuestra newsletter y recibe toda la actualidad en tu correo.