revestimiento-pared-cocina

El revestimiento de la pared de la cocina dice mucho acerca de quienes la habitan. ¿Azulejos? Clásicos. ¿Maderas? Cálidos. ¿Colores sobrios? Elegantes. ¿Chillones? Atrevidos. Te damos diferentes ideas para que la tuya se adapte perfectamente a tu personalidad y a tu estilo.

Aspectos clave en los que debes fijarte

  • Material:

Como ya hemos adelantado en el anterior párrafo, cada elemento genera sensaciones y mensajes diferentes. Por tanto, hay que elegirlo con mimo. Ninguno queremos que la casa termine pareciéndose a la de la abuela, transmitiendo que somos viejos y aburridos.

Para conseguirlo, escoge primero qué estilo quieres: moderno, rústico, clásico… En función de esa decisión clave, te decantarás por el material que mejor lo exprese.

  • Color:

Igual que en el caso anterior, las tonalidades que elijas determinarán las sensaciones que tengas. En cualquier caso, recuerda que si quieres incorporar colores fuertes o chillones, mejor que lo hagas solo en algunas zonas de la estancia a modo de acentos, ya que si lo metes en todas las paredes quedará como si fuera la casa de Piolín, los pitufos o Hulk (en función del color, claro).

  • Acabado:

A los materiales se les puede dar diferentes acabados para que transmitan diferentes sensaciones. Elige si quieres una pared de rugosas piedras que sobresalen unas de otras, azulejos suaves y resplandecientes, o un revestimiento adhesivo para la cocina de superficie lisa.

  • Tamaño del espacio disponible:

Este es el aspecto clave que más dificulta la libertad de expresión en lo que a decoración se refiere. Si cuentas con un espacio pequeño (puedes usar el truco de los mini electrodomésticos para tener más espacio), sí o sí debes utilizar colores claros para darle mayor luz y sensación de amplitud.

revestimiento-pared-cocina

Ideas para el revestimiento de la cocina

En función de todas estas variables, vamos a darte algunas opciones por las que puedes decantarte y tener la seguridad de que quedarán bien.

  • Pinturas plásticas:

Si quieres incorporar algún acento de color en la pared, utiliza este tipo de pinturas (son muy fáciles de limpiar y resistentes) en un pedazo de pared sobre fondo blanco. Te garantizamos que el resultado quedará moderno y llamativo a partes iguales. 

  • Piedra:

Pizarra natural, lajas blancas, piedras negras… ¡Tienes una enorme variedad donde elegir! Combínalos siempre con muebles y electrodomésticos sobrios (de acero inoxidable o color blanco) para que no termine pareciéndose a la casa de los Picapiedra. 

  • Vinilos o papel:

Sin duda, la opción más sencilla y que aporta más posibilidades es el revestimiento vinílico para paredes de cocina. Incorpora los dibujos, colores o estampados que quieras de un modo sencillo y rápido. Ahora, no olvides combinar esos diseños con el resto de la estancia y cuidar la distribución de la cocina para ganar espacio. Un vinilo apretujado entre dos muebles queda fatal.

  •  Cerámica:

Si te gusta más el estilo clásico, esta será tu opción favorita. Intenta intercalar diferentes bandas de azulejos para dar dinamismo a las paredes. La cerámica combina genial con los muebles de madera, por lo que puedes escoger algunos que tengan un corte algo más moderno para generar un toque de siglo XXI.

¿Ya te has decantado por un revestimiento de la pared de la cocina? Seguro que ya tienes alguna idea en mente. Y si lo que quieres son más trucos para decorar tu hogar, ¿por qué no te suscribes a nuestra newsletter?Tendrás todos los consejos de decoración antes que nadie en tu correo. ¡Te van a encantar!