rincon-lectura-infantil

Crear un pequeño rincón de lectura infantil es una muy buena manera de fomentar esta sana afición entre los más pequeños de la casa. Pero… ¿cómo conseguirlo? Te damos algunos trucos clave para construir un lugar bonito y práctico donde tus hijos puedan ir a leer.

Muy buena iluminación

Lo primero que debemos hacer es elegir el lugar. Busca uno que esté bien iluminado. Ya que, en caso contrario, el pequeño podría cansarse demasiado al leer o generar problemas visuales. Si el sitio tiene luz natural, mejor que mejor, pues resulta la más agradable para mantener la atención.

Los libros siempre cerca

Intenta que no muy lejos del lugar que elijas haya (o puedas incorporar) una pequeña estantería con libros. De esa forma, consigues que el niño tenga una mayor autonomía y se decante por los volúmenes que realmente le interesan. Además, al ver las portadas de forma constante, aumenta el deseo y la curiosidad de saber qué historias contienen. Por último, debes saber que estas estanterías sirven luego muy bien como decoración.

rincon-lectura-infantil

Un asiento cómodo

Es imprescindible contar con un asiento que sea cómodo, es decir, que lo convierta en una zona donde poder pasar horas y horas entre aventuras literarias. Una mecedora, un sillón o una butaca pueden servir a la perfección. Añade todos los cojines que necesites para que tu peque puede estar a sus anchas.

Si tienes varios hijos y no tienes tantos espacios perfectos, puedes o bien organizar la habitación compartida para crear más huecos o bien establecer horarios. En estos casos, cómo hacer un rincón de lectura para niños les hará partícipes también a ellos, lo que aumentará su afición por la literatura.

Un lugar de fantasía

No hay nada que les guste más a los pequeños de la casa que tener sus propios escondrijos donde alejarse del mundo. Si conviertes este espacio en un lugar mágico donde disfrutar de intimidad y calma, mantendrán por siempre un bonito recuerdo de estas tardes leyendo.

Para conseguirlo, una manera muy fácil es construir un tipi casero, un lugar donde los niños disfrutarán muchísimo de su ocio, tanto leyendo como jugando a los indios con sus amigos. Para que no resulte un sitio demasiado oscuro, créalo con telas que dejen pasar bastante la luz y colócalo cerca de una ventana. Otra opción es colgar guirnaldas de luz en la parte superior.

Tú eres quien mejor conoce a tus hijos. Intenta que el espacio se adecúe a sus aficiones y personalidad y verás que les encanta. Haz que ellos también participen en su construcción para que lo sientan como propio. Así será un recuerdo imborrable no solo por los momentos en el rincón de lectura infantil, sino por los que pasó contigo montando ese lugar tan especial.

¿Quieres más ideas para decorar la habitación de los peques? Suscríbete a nuestras newsletter y tendrás todos nuestros contenidos antes que nadie. Te aseguramos que no solo te sorprenderás, ¡sino que tus hijos también lo harán!