spa-en-casa

Montar un pequeño spa en casa es una forma de romper con la rutina estresante del día a día. No necesitas mucho espacio para conseguir un ambiente tranquilo y relajante, solo tienes que recordar los siguientes aspectos. ¿Te animas?

Montar un pequeño spa en tu casa es ideal si buscas montar un espacio para tu cuidado integral, tanto físico como psicológico.

Un spa tiene que ser, ante todo, tu espacio personal para el relax y cuidado. Cuando vayas a montar la estructura, piensa en un lugar para ti donde nadie te pueda molestar ni perturbar tu descanso. ¿Interesante, verdad? Con estas sencillas pautas conseguirás hacer realidad esta idea:

Hay quien piensa que es necesario tener un gran espacio para instalar un spa casero en casa; nada más lejos de la realidad. Lo ideal es tener un bañera para que te puedas sumergir y relajar, pero hay quien es capaz de conseguir el mismo efecto con una ducha. Si sabes aprovechar el espacio, seguro que consigues el objetivo deseado.

Apaga el teléfono móvil

Si lo que quieres es relajarte, está terminantemente prohibido que dejes espacio a las preocupaciones durante ese rato. Apaga el teléfono móvil o, en su defecto, déjalo a cargar en otra estancia donde no lo oigas. Recuerda que un spa es un espacio para ti y los momentos de relax son innegociables. 

Ten a mano los productos adecuados

Cada persona es un mundo y tiene sus preferencias o necesidades específicas. Lo mejor es que tengas a mano un kit básico con las esponjas, cremas faciales y corporales, sales aromáticas y velas. Si quieres añadir un producto para que tu spa casero sea más completo, siempre estarás a tiempo de hacerlo.

Quiérete y cuídate

Es indispensable que te tomes el tiempo que necesites para cuidarte y aplicar aquellos tratamientos que te sienten bien. Tú lo vales y nadie va a cuidarte y quererte mejor que tú misma. Si te apetece aplicarte una mascarilla o bañarte con sales minerales porque te apetece, hazlo.

Es muy fácil que tus baños (aunque sus dimensiones sean reducidas siempre puedes jugar con los colores de las paredes para que parezcan mayores) se conviertan en pequeños balnearios si tienes claro el concepto que buscas, organizas bien tu espacio y no permites que nadie te moleste. ¡Suscríbete a nuestra newslettersi quieres recibir más consejos prácticos para montar tu spa en casa!