suelo-laminado-cocina

Si estás aquí es porque la idea de incorporar suelos laminados para cocinas te ronda por la cabeza. ¿Verdad? Como sabes que son de muy fácil instalación, es normal que te preguntes si existe la posibilidad de integrarlos en esta zona de la casa. Sí, se puede. Y sus ventajas son más que numerosas.

No obstante, para colocar este tipo de material con un mínimo de garantías, debemos tener en cuenta algunos aspectos clave. En primer lugar, no todos son idóneos para esta estancia. Los fabricantes crean gamas especiales para cocinas y baños, ya que precisan de una protección específica para estas zonas de la casa que están más bañadas por la humedad. Si no tenemos en cuenta este detalle e incorporamos cualquier tipo, luego puede dañarse, apareciendo grietas y abombamientos indeseados.

Por último, ten en cuenta que antes de colocarlo siempre debes retirar todos los muebles y electrodomésticos. De hecho, si estás montando esta zona de la casa, instálalo primero antes de distribuir el resto del mobiliario. Teniendo en cuenta estos detalles, ya puedes disponer de los suelos a tu antojo y disfrutar de todas sus ventajas.

suelo-cocina-laminado.jpg

Beneficios del suelo laminado en la cocina

  • Igual espacio:

    Una de sus principales utilidades es que ya no tendrás que incorporar espacios con diferentes losas, lo que crea una sensación de continuidad muy favorecedora para el conjunto del hogar.

  • Calidez:

    La sensación de calidez que brindan las cocinas laminadas es mucho mayor que las que tienen suelos de gres. Esto permite caminar por la casa con poco (o ningún) calzado sin ningún tipo de problema. Además, la sensación visual que aporta también es más acogedora, natural y hogareña.

  • Fácil instalación:

    Su incorporación es muy limpia, sencilla y rápida. De hecho, en una sola jornada (todo depende de la superficie a cubrir) generalmente quedan instalados y listos para aguantar los muebles.

  • Precio:

    Suelen ser mucho más asequibles que otros tipos. Sin embargo, una vez en su lugar generan un efecto igual o incluso más atractivo que las losas o baldosas, mucho más caras.

Aunque su instalación dé un toque de elegancia, recuerda que hay otros muchos elementos que debes tener en cuenta para que la estancia quede realmente bonita. Elegir bien los revestimientos de las paredes o la decoración si tu cocina es pequeña son aspectos clave para que el conjunto sea armonioso y llamativo.

¿Estás debatiendo con alguien qué suelos laminados para cocinas y baños incorporar en esta zona (tan importante) de la casa? Comparte con él/ella este artículo para convencerle de que esta es una opción fantástica. ¡Seguro que lo consigues!