tapas-caseras

¿Cena en tu piso con amigos? En tu mente solo tiene que sonar una palabra: ¡tapeo! Es la forma más sencilla y agradable de hacer que todos pasen un buen rato, coman bien y se queden satisfechos. Aquí tienes algunas tapas caseras para hacer en muy poquito tiempo y quedar como un rey.

Queso frito rebozado con pan

Las mejores tapas caseras no tienen por qué ser complicadas o requerir mucho tiempo. ¡Aquí tienes varios ejemplos!

¡Es súper fácil! Pasa los trocitos de queso de burgos o fresco por huevo, rebózalos en pan rallado y a la sartén. Sírvelos acompañados de mermelada de tomate o de frutos del bosque y, literalmente… ¡a chuparse los dedos!

Montadito de jamón y huevo

Corta una barra de pan en trozos y usa cada uno de ellos como base para crear una de las tapas para hacer en casa más fáciles. Unta mermelada de tomate, una loncha de jamón serrano y un huevo de codorniz encima. El contraste de sabores entre lo dulce y los salado te encantará. ¡Es imposible que no lo haga!

Tapa vegana con quinoa

Utiliza una hoja de cogollo en forma de cuchara y coloca encima un poco de quinoa, tomate y aguacate (frutas que, por cierto, se guardan fuera de la nevera) cortaditos en pedazos muy pequeños. Esta es una de las recetas más saludables y deliciosas que puedas preparar.

Patata rellena de ensaladilla

Pela las patatas y quítales la parte central para que quede en forma de cuchara. Rellena la parte interior de ensaladilla rusa y… voilà! Ya lo tienes, una de las tapas originales para hacer en casa perfecta para estos días de verano que ya comienzan.

Brochetas de gambas al ajillo

Esta sencilla receta (perfecta para singles que van a dar una fiesta en su hogar) es tan rápida de preparar como sabrosa. Fríe las gambas con bastante ajo y perejil e insértalas en palillos de barbacoa hasta hacer una auténtica brocheta. ¡Y ya está! Tus amigos quedarán encantados y sorprendidos.

Medallones de solomillo

Aunque a priori no lo parezca, esta cena de tapas en casa es muy sencilla de cocinar (y más fácil de devorar). Haz los medallones de solomillo con la salsa de carne que más te guste y luego, cuando estén dorados, sácalos de la sartén y pásalos por sésamo, como si quisieras rebozarlos. ¡Están geniales!

Chopitos o puntillitas fritas

A pesar de que creas que esta sea una de las recetas más sencillas, ¡no te confíes! Enharinar bien las puntillas (y con harina de calidad) puede ser todo un arte para que queden bien luego en el plato. También es importante que las eches a la sartén cuando el aceite esté muy caliente, no antes. Como puedes ver es una de las tapas para hacer en casa con el que hay que tener cierto cuidado.

Queso de cabra y sésamo

Otra receta simple pero muy sabrosa. Reboza unas bolitas de queso de cabra en miel y sésamo. Ponlas en la nevera y sírvelas frías. Están… impresionantes. De hecho, mucha gente los llama bombones de queso de cabra.

tapas-caseras

Rollitos de carpaccio de ternera

La delgada carne del carpaccio se presta a crear rollitos, saquitos y demás recipientes pequeños y comestibles para cocinar tapas en casa. En este caso vamos a envolver dátiles y hojas de rúcula a modo de rollito. La mezcla de sabores hará las delicias de tus comensales, ¡lo prometemos!

Langostinos empanados

Reboza langostinos en copos de maíz para que queden crujientes. Échalos en una sartén con aceite bien caliente y luego sácalos sobre papel de cocina para que se absorba un poco la grasa. Sírvelos con una salsa de soja y… ¡a devorar!

Como ves, para cocinar estas tapas caseras no necesitas grandes conocimientos culinarios. Con un poquito de cariño y ganas de hacer una buena reunión en casa, ¡es más que suficiente! Suscríbete a nuestra newslettery comparte este artículo con tus amigos para que se les vaya haciendo la boca agua.