tazas-dia-del-padre

Tus hijos quieren a su padre siempre. Y lo demuestran. Pero hay días en los que, además de los besos y abrazos habituales, los peques quieren expresar todo su cariño de forma especial. Aquí tienes unas cuantas ideas de tazas para el Día del Padre para conseguirlo.

¡Y las podrán hacer ellos solitos!

Qué necesitas

El primer ingrediente es, cómo no, un papá al que le guste tomar café, té, leche con miel o cualquier bebida calentita en su taza. ¿Lo tienes? Genial. Pasemos al siguiente punto: una taza completamente blanca. Así tendremos un pequeño lienzo donde representar el afecto a todo color.

Y de colores trata el último de los elementos que debes preparar antes de comenzar. Hazte con rotuladores imborrables y/o pintura de dedos para dibujar sobre la taza y que la imagen aguante los lavados. Ya lo tienes todo, así que… ¡manos a la obra!

Ideas de tazas personalizadas para el Día del Padre

  • Días juntos:

Una opción bonita y muy sencilla de hacer es escribir la frase “Papá, te conozco desde hace —- días… ¡y te quiero!” o “Mi mundo empezó hace —- días. Y tú estabas ahí. Te quiero, papá”. La idea es poner la frase que tú quieras en la que se hable de los días que hace que nació el niño. Luego puedes adornarla con dibujos de banderitas, flores, corazones o puntitos de colores a modo de confeti. Será una opción asegurada en las tazas personalizadas para el Día del Padre.

tazas-dia-padre

  • Pulgares:

Para conseguir esta taza, tanto papá como peque tienen que mojar sus pulgares en pintura de dedos de diferentes colores y luego ponerlos, uno al lado del otro, en la taza. Cuando se seque la impronta de los dedos, solo hay que dibujarles una carita, unas manos enlazadas y unos pies (también se puede optar por hacerles solo un poco de pelito en lugar de ojos y boca, que también quedará gracioso). Por último, con un rotulador imborrable solo hay que escribir “Papá y yo”. Será un detallazo y un bonito recuerdo.

 

  • Manitas:

El niño solo tiene que mojar toda su manita en pintura de dedos y estamparla sobre uno de los lados de la taza. A partir de ahí las opciones son muchas. Puede escribir “¡Te quiero, papá!” o su nombre en un ladito. E incluso puede estampar su manita dos o tres veces (según la edad del peque y las dimensiones de la taza). En cualquier caso, será un regalo que a su padre le encantará.

Puedes animar a tus hijos a hacer tazas para el Día del Padre y aprovechar también otras festividades que que realicen algunas manualidades por sí mismos, como regalos de San Valentín o calendarios de adviento. Así los peques aprenderán a valorar más las fiestas, los regalos que hacen y el sentimiento que ponen en ellos. ¿Quieres más ideas? Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos proyectos súper ingeniosos y divertidos para hacer con los niños.