tipos-de-chimeneas

No hay nada más relajante que mirar el fuego arder desde la comodidad del sofá. Y si a todo esto le sumamos una manta y un chocolate calentito, ¡más aún! Si no tienes hueco en tu salón pero te gustaría poder disfrutar de esta agradable sensación, existen algunos tipos de chimeneas que puedes utilizar sin necesidad de obras. ¡Descúbrelos!

Chimenea eléctrica

Perfectas para cualquier tipo de habitación, son igual de efectivas que las tradicionales en cuanto a generación de calor. ¡Pero sin necesidad de obras ni instalación! Lo único que tienes que hacer es colocarlos en la estancia que quieras calentar (ya sea el salón u otra cualquiera), enchufarlos a la corriente y disfrutar de tu momento de relax.

Este tipo no solo cumple una función estética importante (imitan el efecto visual del fuego), sino que también resultan súper funcionales y portátiles. Por último, destacar que el calor de estos aparatos suele ser regulable a través del mando a distancia, lo que les brinda un plus de comodidad.

Chimenea de bioetanol

Estas que funcionan con un alcohol biodegradable conocido como bioetanol, son muy limpias y totalmente seguras. Se pueden colocar en cualquier lugar de la casa sin necesidad de instalar una salida de humos porque no generan gases nocivos.

Resultan, además, un elemento decorativo muy elegante en cualquier salón. Incluso puedes combinar sus colores con los de la mesa de centro o las cortinas para que el conjunto sea visualmente armónico. El único punto en contra es que no tienen la potencia calórica de otras clases de chimeneas.

tipos-de-chimeneas

Chimeneas de gas

Esta opción ofrece las ventajas de una tradicional (es decir, tiene llama y un gran efecto sobre la temperatura de la estancia) pero sin la necesidad de utilizar madera. Para encenderlas solo es necesario girar una llave de paso y encender una llama en la salida del gas, como ocurre con algunos tipos de vitrocerámica.

La diferencia en este caso radica en que se hace necesaria una pequeña instalación. Aunque esta no es en absoluto compleja, sí que es preciso contar con un profesional que la lleve a cabo. La principal ventaja es que el gas natural no genera residuos que luego haya que limpiar. Si quieres generar el mismo efecto visual que el de la madera ardiendo, solo tienes que poner unos trozos de cerámica que imiten leña.

Elige el tipo de chimenea que más se ajuste a tus necesidades y disfruta de ella este invierno. Pero si lo que quieres son más consejos e ideas para hacer de tu hogar un sitio cada vez más acogedor y atractivo (como trucos para decorar con plantas el salón), ¡solo tienes que suscribirte a nuestra newsletter!