tocador-dormitorio

Los muebles de tocador en el dormitorio tienen la capacidad de dar a la estancia un toque sofisticado, femenino y elegante. Pero… ¿cuál es el truco para que sean atractivos sin que parezca que acaban de salir de casa de la abuela? Te damos algunas claves para que lo consigas.

Elige tu estilo

No todos estos muebles tienen que ser clásicos y recargados. En absoluto. Elige uno que siga la misma línea de color (aquí tienes algunas ideas) y decoración que el resto del dormitorio. Si en tu caso el estilo es moderno y desenfadado, ¿qué más da? Con incorporar un espejo, una mesa y un taburete (para luego poder meterlo debajo sin que te quite espacio) ya tienes un tocador para tu habitación. No hace falta que se parezca al de la Cenicienta.

Orden y limpieza

El estilo puede ser el que prefieras, eso no importa. Ahora, mantenerlo limpio y con todos los botes ordenaditos es básico para que se vea bien. De hecho, para decorar un tocador en un dormitorio pequeño, así como cualquier otro espacio o estancia, la mitad es el orden y la limpieza. Así de simple.

tocador-dormitorio

Iluminación lateral

Imagínate el camerino de una estrella de Hoollywood. ¿Lo tienes? Perfecto. Seguro que ves claramente las luces a los lados del espejo. Pues si a las estrellas del cine les funciona, ¿por qué a ti no? De hecho, aunque hayas trabajado bien la iluminación del resto de la habitación, incorporar un punto de luz en esta zona es fundamental para que te veas bien.

También para trabajar

¿Quieres convertir el tocador de tu habitación en una zona de trabajo? No hay problema. Solo tienes que quitar el espejo, incorporar una silla algo más cómoda que un sencillo taburete y… voilà! Ya tienes un sobrio escritorio donde adelantar trabajo o estudiar. Eso sí, intenta que siempre siga el mismo estilo del resto de la estancia para que no desentone.

¡Y ya lo tienes! Como ves, no es muy complicado tener un tocador precioso, chic y moderno. ¿Quieres más trucos para decorar tu hogar? Suscríbete a nuestra newsletter y te garantizamos dos cosas: que no te bombardearemos y que te enviaremos solo ideas súper molonas. ¡Prometido!