turismo-espacial

Seguro que alguna vez has pensado en cómo ven la tierra los astronautas. Las preocupaciones diarias de los pobres mortales (incluso los más complejos conflictos internacionales) deben mirarse desde otra perspectiva allá arriba. Ojalá existiera una especie de viaje donde hacer turismo espacial y reflexionar sobre nuestra existencia. Sobre aquello que nos une como seres humanos. Pero es que eso… ¡ya existe!

La compañía estadounidense SpaceX quiere llevar, a finales de este año 2018, a dos personas a un agradable paseo (mucho) más allá de las nubes. Este trayecto que dará la vuelta a la Luna (aunque sin aterrizar en su superficie) se realizará a bordo de la nave Dragon 2. Según afirma el presidente ejecutivo de la empresa privada, el multimillonario Elon Musk.

Los nombres de las dos personas que participarán en este primer vuelo aún no han sido desvelados. Aunque según señalan desde la empresa ya han dado un “depósito significativo” (para ellos “significativo” es lo mismo que “desorbitado” para el resto de los mortales). Y es que un viaje al espacio conlleva un precio desmesurado. No obstante, ambas tendrán que prepararse físicamente antes de llevar a cabo esta aventura. Por lo que si superan las pruebas de salud, se confirmará su participación.¡

Viajes espaciales turísticos a la luna

La Dragon 2 tiene previsto despegar para este primer viaje turístico a la luna desde la misma plataforma de lanzamiento que las misiones inmersas en el programa Apolo: la 39A del floridense complejo de Cabo Cañaveral.

Según ha señalado Musk, “al igual que los astronautas del Apolo antes, estos turistas espaciales llevarán las esperanzas y los sueños de toda la humanidad, impulsados por el espíritu humano universal de la exploración“. Y por sus cuentas bancarias, por supuesto.

turismo-espacial

Aunque sea una especie de sueño que muchos quieren llevar a cabo, esta aventura conlleva algunos riesgos. Todos los profesionales que están trabajando en esta misión que SpaceX llevará a cabo en colaboración con la NASA tienen como objetivo reducir al máximo la peligrosidad. Pero tal y como señala Musk, el riesgo “no es cero”.

¿Estás pensando en ser el próximo pasajero de este tipo de naves? Te avisamos: Para conseguirlo no solo debes pasar las pruebas físicas. Sino que, además, te deben sobrar unos cuantos millones en el banco. Y es que el paseo no es barato, tal y como ya hemos señalado a lo largo de estas líneas. Si por pura casualidad estás entre ese pequeño porcentaje de la humanidad que podría permitirse un vuelo al espacio, plantéate si no será mejor gastarse el dinero en un ático a 18.000€/m² o en una de estas moraditas de amor de los famosos en tierra firme.

Seguro que conoces algún amigo friki que alucinará con estos viajes de turismo espacial y comenzará ahorrar para apuntarse al siguiente. U otro que defiende que la llegada del ser humano a la Luna fue una farsa y quiere despotricar de este segundo intento con civiles multimillonarios. En fin, que hay mil razones para compartir este post en redes. Encuentra la tuya.