vestir-armario-empotrado

Vestir un armario empotrado desde cero puede ser toda una proeza de bricolaje. Sin embargo, aunque a priori pueda parecer complejo, no es tan difícil si sigues algunos sencillos trucos. Te los enseñamos paso a paso para que puedas hacerlo desde casa sin necesidad de llamar a un profesional. Además, ¡te encantará alardear de tu proeza!

Forrar armarios por dentro: Las paredes

En caso de que solo tengas el hueco, es el momento de aprender cómo vestir un armario empotrado por dentro. Puedes forrarlo con un vinilo antes de comenzar con los trabajos para incorporar las baldas. Son muy fáciles de limpiar y protegerán la pared.

Balda superior

Mide con precisión la zona en la que quieres incorporar la balda superior y ayúdate de un nivel para poner los soportes y atornillarlos a la pared. Luego apoya la balda y atorníllala. Recuerda que tanto la balda como los bordes no cogerán todo el ancho del hueco porque, posteriormente, debemos incorporar las puertas.

Separador para armario

Incorporar una pieza de madera que sirva como separador vertical para revestir un armario empotrado es todo un acierto. Ya que así podemos crear una zona ordenada donde luego meter baldas horizontales para guardar camisetas o jerseys doblados de forma ordenada. Marca en el fondo de la pared un punto que se separe un mínimo de 40 cm de uno de los extremos. Ahora mide las dimensiones que necesitas, corta el pedazo de madera con una sierra circular y fíjalo a la pared con unas escuadras de metal para ensamblar.

vestir-armario-empotrado

Baldas horizontales

En el hueco que acabamos de crear puedes incorporar varias baldas horizontales a la altura que necesites para guardar la ropa doblada.

Puedes incorporar unas guías para que la balda pueda salir y entrar. Así podrás coger la ropa cómoda y rápidamente.

Barra para las perchas

No se puede decir que sabemos vestir armarios si no entendemos cómo llevar a cabo este paso.

Corta una barra de metal para que tenga las dimensiones del ancho y atorníllala a la madera para que quede bien sujeta.

Puertas para armarios empotrados

Sigue las instrucciones de instalación que te vengan por defecto en la puerta corredera que hayas elegido. Y no olvides montar siempre primero las guías. No obstante, recuerda que deben tener exactamente las dimensiones del agujero de la puerta y que siempre es mejor decantarse por aquellas que también posean un freno progresivo. De esta manera evitarás portazos y daños en la estructura.

¡Hecho! Ya sabes vestir un armario empotrado con baldas y barras de forma personalizada. ¿A que no ha sido tan difícil? Si luego quieres alardear un poco más sobre tu habitación de estilo DIY, combina el ropero con una lámpara casera o con elementos decorativos hechos con corchos de vino.

Para añadir compromiso a la causa, comparte este artículo con tus amigos. Quizá así alguno se anima a echarte una mano. Si no, por lo menos sabrán valorar la brico-proeza cuando visiten tu casa.