Las ventajas de vivir cerca de los abuelos son muchas sobre todo para los pequeños de la casa. Las experiencias junto a ellos suelen marcar la niñez. Sin embargo, hoy día no todos los niños tienen la fortuna de compartir tiempo juntos.

Actualmente los abuelos han perdido participación en la crianza de los nietos. Existen dos razones fundamentales para esto. La primera es que las madres tienen hijos a edades más tardías. Esto hace que los abuelos sean mayores. Su edad promedio actualmente oscila entre unos 60 o 70 años.

La otra razón es que tanto hombres como mujeres trabajan. Especialmente esto ha cambiado en el caso de las mujeres, pues las abuelas ahora están en sus puestos de trabajo. A causa de estas circunstancias, cada vez menos niños crecen cerca de ellas.

Se hace necesario entonces mantener esta relación tan importante. ¿Por qué es tan bueno tener a los abuelos cerca? Existen varias razones que motivan a procurar la cercanía con los nietos. El legado que dejan no tiene precio. Son valores, recuerdos y experiencias que los niños conservarán para siempre.

vivir-cerca-abuelos

Mantienen la memoria de la familia

Tienden el puente hacia el pasado de la familia. Conocen detalles de las generaciones anteriores que solo ellos pueden contar a los más pequeños. A través de las historias de los abuelos se transmiten los valores de la familia. Esto es importante, pues genera arraigo y sentido de pertenencia.

Se llena el vacío entre pasado y presente que pueden sentir las personas que desconocen sus raíces. En otras palabras, se satisfacen preguntas como: ¿de dónde vengo? o ¿cuáles son mis orígenes?

Son libros abiertos

Atrapan la atención de los nietos con historias que a los pequeños les parecen increíbles. Ellos han vivido momentos históricos que pueden relatar de primera mano.

Han presenciado la incursión de inventos que han revolucionado el mundo. Conocen los acontecimientos que para los niños son historia. Y es que vivir cerca de los abuelos permite poder recordar tiempos como aquellos en los que la gente se comunicaba únicamente por correspondencia, por ejemplo.

Son los únicos capaces de contar historias reales sobre un mundo sin televisión, internet o teléfonos inteligentes. Nada se compara con la mirada sorprendida de los pequeños ante estas historias.

Cocineros tradicionales

Tal vez el sabor viene del amor con el que preparan cada plato. Y es que logran que cada bocado sepa delicioso. Además, conservan recetas originales que transmiten de generación en generación.

Muchas veces involucran a los nietos en la preparación de la comida. Son más pacientes para asignar tareas a cada nieto y esas experiencias no se olvidan. Cada comida que se prepara con los abuelos representa a la familia y al hogar.

Unen a la familia

Suelen tener éxito al convocar a los miembros de la familia. La Navidad, las fiestas o las reuniones para celebrar en su casa son la oportunidad perfecta para compartir más tiempo con toda la familia.

Al representar la unidad familiar, dan estabilidad emocional a los nietos. También los hacen sentirse seguros y protegidos. A veces se podría pensar que los abuelos consienten demasiado a los niños, pero lo cierto es que suelen ser un pilar para la familia.

Los abuelos aman incondicionalmente

Suelen proteger a los nietos, pues son más flexibles que los padres. Ellos saben ser pacientes y comprensivos, están dispuestos a escuchar lo que los nietos tienen que decir.

Otra de las mayores ventajas de vivir cerca de los abuelos es que estos tienen más tiempo libre y pueden dedicar un tiempo muy valioso a jugar, contar historias, enseñar tradiciones y muchas otras actividades que enriquecen la vida de los nietos. Todo esto se traduce en amor y afecto que fortalece la autoestima de los niños.