vivir-con-gato

Casi igual de peludo, pero mucho más mono y soportable. Si crees que relaciones humanas están sobrevaloradas, vivir con un gato es la alternativa cuadrúpeda perfecta. Limpios, silenciosos y mucho más graciosos, estos felinos son los compañeros de piso perfectos. ¡Descubre por qué!

Mucho más ordenados

Unas 100 veces más aseados que los perros, los felinos no te dejarán la casa llena de babas y huellas llenas de barro. Y en ese punto… ¡también tienen ventaja sobre los humanos! Si eres de los que les gusta mantener la casa limpia y ordenada con el mínimo esfuerzo, mejor decántate por el minino. Así no habrá ropa sucia tirada por el baño, colillas acumuladas en los ceniceros ni zapatos malolientes en el alféizar de la ventana.

Sirven de estufa

Ahorra en calefacción durante los meses más fríos con esta mascota. Ver una peli con ella sobre las rodillas o dormir a su lado en invierno es toda una delicia. ¡Siempre están súper calentitos! Además, es mucho más fácil llegar a ese punto de confianza con ellos que con un compañero de piso humano… ¿no crees?

Y ya que hablamos del calor que producen, ¿sabías que también te pueden servir para medir la temperatura exterior? Si ves que tu minino está tumbado panza arriba en mitad del verano, ni se te ocurra salir a la calle si no quieres recibir un bofetón de calor. Si están de lado o boca abajo, la temperatura es algo más soportable. Y si está acurrucadito, despídete del verano y pilla una chaqueta.

Te dan libertad

vivir-con-gato

Vivir con gatos te da más libertad que con humanos, sin duda. ¿Quieres cambiar de canal? Adelante. ¿Tienes un día tonto y te apetece quedarte toda la tarde en el sofá? El cuadrúpedo encantado. ¿Quieres escuchar a Camela en la ducha? No se lo dirá a nadie. ¿Bailas con la fregona? Te mirará extraño ¡pero no te juzgará! Puedes ser tú mismo al 100%.

Ocio con tu gato

Sacarle fotos (él es más fotogénico que tú, asúmelo) y crearle un perfil de Instagram donde ir subiéndolas puede resultar muy divertido. De hecho, también puedes hacerlo con las cosas graciosas que haga por casa, como asustarse por ver un pepino en la encimera de la cocina o agarrarse a la mopa mientras estás limpiando el suelo. ¡Sus vídeos te harán súper popular en las redes! Y jamás te regañará por subir sus momentos más ridículos.

Por otra parte, ¿estás aburrido y solo en casa? Con tu felino tienes siempre un buen plan: pegarte toda la tarde jugando con un pescado de peluche atado a un palito es una muy buena opción. Si no, ¡que le pregunten a él! Por lo que parece, se lo pasa en grande.

Y después de esta exposición de argumentos a favor de convivir con un gato en lugar de con un humano, ¿con qué especie te quedas? Envía este artículo a esa persona que está hablándote de los beneficios de compartir gastos para que entienda que, aún así, prefieres al cuadrúpedo.