Como capitán o pirata. Eso lo decides tú. Pero en cualquier caso el vivir en un barco te hace sentir como un ciudadano viajero… incluso cuando estás amarrado al puerto. ¿Por qué mucha gente opta por estas viviendas acuáticas? Te explicamos algunas ventajas que tiene vivir a lo marinero.

Todas las comodidades

Actualmente cuentan con todos los electrodomésticos que necesite una persona en su hogar. Las cocinas de están equipadas con horno, microondas, vitrocerámica, lavadora, etc. Además, suelen tener bastante espacio para una pequeña despensa y armarios para guardar la ropa sin ningún problema. Respecto al baño, ten en cuenta que hay que llevar a cabo una instalación para la salida de aguas fecales si lo vas a usar como tu hogar.

Teniendo en cuenta que en España las embarcaciones (que en el 90% de los casos son de recreo) se utilizan una media de 30 días al año, ¿por qué no aprovecharlas un poco más y vivir en ellas más tiempo? En cualquier caso, se utilicen o no, hay que pagar el amarre, que es lo que cobra el puerto porque el barco casa esté allí varado. No obstante, esto incluye los servicios de agua y electricidad, por lo que tampoco resulta una suma tan elevada.

Con la casa a cuestas

¡A viajar! Cuando cuentas con una casa que puedes mover por el mundo… ¿quién tiene que hacer maletas? Resulta tan cómodo como llevar una caravana, solo que el mar resulta mucho más apetecible que la autopista. En esta última no puedes parar a darte un chapuzón, ¿verdad?

Por otra parte, puedes irte a visitar cualquier lugar con costa. Es como hacer un crucero… ¡pero siendo tú el capitán! Si ninguno de los barcos para vivir disponibles de ajusta a tu presupuesto y te apasiona el mar, también puedes disfrutar de uno de estos hoteles bajo el agua para sentirte como una auténtica sirena.

Menor coste

Al tener una casa barco está claro que el coste de tener un techo sobre tu cabeza es bastante menor que en tierra firme. Y, hazte a la idea, no encontrarás un piso con las vistas al puerto que tiene una cubierta por el mismo precio. Además, siempre que no lo vayas a utilizar puedes alquilarlo a quienes quieran disfrutar del mar solo por unos días.

¿Te haces una idea de cómo sería vivir en un barco? Si eres de los que prefieres la seguridad de los cimientos y solo ver casas raras y sorprendentes desde la comodidad de tu sofá, no pasa nada. Lo entendemos. Comparte este artículo con otros humanos afincados en tierra y luego pregúntales qué prefieren ellos: ¿continente u océano?