vivir-sin-internet

Chats, correos, redes sociales… Estamos conectados al mundo online. Pero, ¿seríamos capaces de vivir sin internet en casa durante tan solo unos días? Analizamos algunas de las acciones de nuestro día a día que no podríamos llevar a cabo offline. Así como las diferentes opciones que tenemos para contratar este servicio en nuestro hogar.

Adiós al teléfono fijo

¿Podrías decir cuándo fue la última vez que utilizaste el teléfono fijo? Y que conste que atender las llamadas de las compañías telefónicas para ofrecerte mejores ofertas no cuenta. Quizá tus padres o tus abuelos siguen llamándote a este número, pero son la excepción, ¿verdad? Desde que tenemos los teléfonos móviles apenas utilizamos para nada el fijo. Entonces… ¿podríamos prescindir de él? Perfectamente. Pero… ¿se puede vivir sin internet en casa?

Desconectar por completo… ¿o solo del Wi-Fi?

Una cosa es vivir la vida offline y otra muy distinta es no tener una cuota de Wi-Fi en casa. En este segundo caso siempre podemos contar con los datos que tengamos contratados para utilizar en nuestro smartphone. Así, por mucho que dejemos de pagar mensualmente una cantidad fija por el acceso a la red (que será mayor o menor en función de la velocidad contratada), no tendremos que estar ni un día sin internet, sin consultar nuestro correo electrónico o sin contestar a los mensajes de chat.

vivir-sin-internet¿Sabías que el 15% de los hogares españoles no cuenta con una tarifa fija (según Deloitte)? Con la tarifa de datos del móvil en estos hogares tienen más que suficiente. De hecho, si se contrata una que sea lo bastante amplia como para cubrir las necesidades de los miembros de la familia, la adquisición de una red Wi-Fi no se hace imprescindible. Además, hay que tener en cuenta que en las tarifas de datos, cuando se termina el cupo no es necesario desconectarse de internet, sino que se puede seguir navegando, aunque a menos velocidad.

Diferentes necesidades, diferentes redes

Si los usuarios trabajan desde el sofá, tienen la casa domotizada (para lo que existen enchufes Wi-Fi inteligentes), hacen cursos online o son aficionados a los juegos de ordenador, la necesidad de una buena conexión en el hogar es mucho mayor (revisa estos consejos para ampliarla en caso necesario). Pero en aquellas situaciones en las que solo se utiliza en el móvil para revisar la mensajería instantánea, los correos y las redes sociales, se puede vivir sin Wi-Fi perfectamente prescindiendo de una red fija. Para estos últimos casos, hay infinidad de alternativas si se quiere un plus de datos, desde los pequeños módem USB hasta los routers 4G.

La cuestión es tener siempre una tarifa acorde al consumo real de nuestro hogar para no pagar demasiado ni, en el otro extremo, vivir sin internet. ¿Eres de esas personas que no pueden estar más de 2 horas sin revisar sus redes sociales o de esas otras a las que no les importaría volver a los analógicos años 80? En cualquier caso, comparte con tus amigos este post para que ellos tampoco paguen demasiado por su acceso a la red de redes. ¡Seguro que te lo agradecerán!